Saturday, February 21, 2009

MI POESIA

¡Escucha mi poesía, Oh mi reina querida!
Gran Señora, Soberana de los océanos,
De los arroyos, lagos, lagunas y ríos,
Diosa Oshún, La Caridad del Cobre.
¡Reina de mi patria!
¡Patrona de los míos!

Madre de negros, blancos e indios,
Novia americana de los cuatro vientos.
De la Patagonia, al El Bravo, dominas.
¡Todo lo completo! ¡Todo lo absoluto!
Orinoco, Amazonas, Mississippi, Cauto.
Rios que Bañan, tus predios de América।

Andes, Turquino, Sierra Madre, las Pampas.
Las Salinas, junto al Popo. Nazca, Copey,
Cuzco, Machu Picchu. Titicaca, Maracaibo,
La Leche, Chichén Itzá, Cristo Redentor.
El Cañón de Colorado, los Grandes Lagos.
El Salto del Angel and The Niagara falls!

Wednesday, February 18, 2009

Respuesta a los blogs cubanos:

Hola, Pienso que el odio y la envidia hacen que aún los “más sabios” pierdan las perspectivas y se empeñen, en no aceptar, lo que es rotundamente evidente. Aquellos que hacen alardes de ser súper racionales, se transforman en niños de Kindergarten, los cuales suelen reflejar una ingenuidad insospechada. Bueno, esto es los que nos parecen, los que se han aferrado a no reconocer la realidad de la evolución histórica. Yoani Sánchez, es una vocera de la historia, Una cubana que oyó el llamado de la patria, que advierte que ya son las horas como se dice en el argot criollo de ciertos grupos bantúes, que también se saben expresar. Ya Cuba está mandando el mensaje y lo está haciendo a través de las letras y del blog de Yoani y también por su palabra aguda que es tan magnífica como su escrito. Felicidades Cuba/Yoani, Los cubanos las queremos a las dos.

Sunday, February 15, 2009

नो नोस देजेमोस atrapar

Hace cincuenta años que hemos estado sufriendo una inmensa pesadilla, de la cual nos cuesta trabajo despertar, pero aunque ya estamos despertando, nos encontramos sumidos en una especie de sueño cataléptico que nos sume un sopor insano y acinético. Siempre, se pierde y se gana, pero no lo podemos ganar todo ni podemos perderlo todo. Pero lo cierto es, que hasta ahora todos hemos perdidos, incluso hasta los que nos robaron al país, olvidando que un día un hombre de verdad nos enseño una realidad. Y es que honrar, honra. Ellos no solo, perdieron sus honras como individuos, sino, que también, las perdieron como cubanos y como hombres. Fueron falsos y la historia, no solo los condena, sino también los desprecia. Pero no podemos quedarnos en este morboso estupor, debemos salir como la crisálida al nuevo día y rehabilitarnos fuera del cacún, que no solo, ha esclavizado a nuestros cuerpos y nos ha condenado a vivir en la rigidez infame de la prisión física, sino que nos han exprimido nuestros cerebros para hacernos pensar y aceptar lo nefasto de la existencia. No, ya es hora que nos liberemos de todas esas ataduras enfermizas e inoperantes, que son, la desconfianza y el temor a equivocarnos. Ya es hora de que arriesguemos, si es necesario, por buscar la confianza en el hermano, aquella que un día nos hizo un país hermoso y acogedor delante del mundo entero, dejemos a un lado los traumas y seamos gentes de principios donde la retórica vana e insulsa ya no nos confunda. Pensemos que necesitamos volver a ser cubanos de verdad y que si alguien tiene que pagar algo, algún día lo pagará, porque nada queda impune en esta vida ni en la otra.